Sin Categoría

Amar en tiempos de Covid-19

Enamorarse es comenzar una investigación psicológica sobre una misma y «el otro», se me ocurre mientras voy cambiando las sábanas de la cama de matrimonio un domingo de confinamiento y semi aislamiento, aunque mi hija especialmente se empeñe en acercarse y abrazarme para evitar ir al instituto mañana ( no llego a 37º por ahora, de todas formas).

Puede que partamos del interés genuino que nos despierta otra persona en la que nos vemos en parte reflejadas, a ello le añadimos una garcillada importante de fantasía e imaginación, la parte de ficción necesaria para construir la lanzadera de ilusión que hace que sigamos escarbando y haciendo más grande ese hoyo, aún a riesgo de encontrarnos con una roca y darnos con un canto en los dientes. Algo habrá que arriesgar, como todo en esta vida. Entonces en parte es una cuestión de fe también.

Me resulta más difícil escribir sobre la atracción y el deseo, que sin duda se va trenzando alrededor de todo el proceso, seguramente como consecuencia del grado de sincronización emocional que vamos consiguiendo establecer con la otra persona, es como si nos hubiésemos puesto de acuerdo en escribir una historia a dos bandas, más que una conversación, un monólogo compartido.

No sé si la belleza tiene algo que ver también en todo esto, en mi caso no únicamente la física, o sí si no la desligamos de la personalidad o la manera de ser. Y luego, una vez que cerramos los ojos y pegamos el salto, está el tocar, que acaba resolviendo muchas dudas; el tacto, la caricia, el beso, el abrazo, como antesala de todo lo demás y sobre todo como conductor eléctrico del amor que se va construyendo y de las sensaciones que lo conforman.

Cada vez que doy un paso en la dirección sentimental que decido tomar, siempre me pregunto cómo he podido llegar hasta allí y es por eso que me entran ganas de escribir sobre el tema, como psicóloga y como escritora no puede tener más interés darle vueltas a uno de los mayores misterios de la vida y sin duda es la poesía antes que la ciencia, la disciplina que más tiene que decir sobre todo ello.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *